ActualidadInfociviliaQuiénes somos

General | 28 de Diciembre de 2016

foto noticia

Que las madres no dejen de estudiar

· Leer completa

 El salón es grande y, sobre una alfombra, enrollado en varios cobertores, duerme una bebé de cinco días. Aminata, su madre, es muy joven. Es fácil ver mujeres como ella, casi niñas, con un bebé atado en la espalda mientras trabajan o marchan en bici. Blandine las ha acogido en su casa porque ,no las podía dejar ahí, en mitad de ningún sitio. Sucede a unos 50 kilómetros de la frontera con Mali y lejos de la de Níger, pero el relato sobre muchas mujeres sería parecido en los tres países.

La pobreza en Burkina y Níger presenta caras múltiples y concurrentes. Aminata ya cumple con la media: apenas sabe leer y estuvo en la escuela menos de seis años; ha tenido a su hija sin ayuda y nadie la ha revisado después del parto; vive en una zona rural, como el 70 por ciento de los burkineses, sin acceso a agua potable. Habla con la mirada baja y con su hilo de voz cuenta que las chicas de su aldea recorren seis kilómetros cada día en busca de agua. Entre esas muchachas está ella y, de seguir así todo, también lo estará su hija. Y es que si cumple las estadísticas de su región tendrá siete hijos de los que perderá al menos a uno. Seguirá sin acceso a ningún servicio de salud aunque ella y los suyos padecerán con mucha probabilidad diarreas causadas por el agua en mal estado, hepatitis A, fiebres tifoideas, malaria, fiebre amarilla, esquistosomiasis y meningitis meningocócica.

Leer completa


Entradas anteriores


Sector3, Información y Servicios para el Tercer Sector © 2017 | Política de Privacidad | Aviso Legal y condiciones de uso

Valid XHTML 1.0 Strict ¡CSS Válido! Accesibilidad nivel 3